• Clínica Kennedy, Sección Delta, Subsuelo, Consultorio No. 1
  • 04 5114555 / 04 6005365

Archive for diciembre 20, 2016

20

diciembre

¿El tiempo puede afectar a mi asma?

¿El tiempo puede afectar a mi asma?

El tiempo y el asma pueden estar conectados entre sí. Algunas personas se dan cuenta de que su asma empeora en ciertos momentos del año. A otras personas con asma, una tormenta u otro cambio repentino en las condiciones meteorológicas les puede provocar una crisis asmática (o ataque de asma).
El aire frío y seco puede ser un desencadenante del asma, sobre todo en aquellas personas que practican deportes de invierno y que presentan síntomas asmáticos cuando hacen ejercicio. El aire caliente y húmedo también puede desencadenar síntomas asmáticos. En algunas zonas, el calor y la luz solar se combinan con la contaminación, dando lugar a un gas llamado ozono, que también es un desencadenante del asma.
El tiempo húmedo o ventoso también son problemáticos; muchas personas con asma presentan síntomas durante las tormentas eléctricas.
Tu médico te puede ayudar a saber si el tiempo está causando algunos de tus síntomas asmáticos. Él puede incluir esta información en tu plan de acción contra el asma.
En cuanto sepas cuáles son tus desencadenantes estacionales (relacionados con las estaciones del año) o meteorológicos (relacionados con el tiempo que hace), podrás seguir estos pasos para evitarlos.
Fíjate en las previsiones del tiempo que podrían afectar a tu asma, así como en los registros de polen y de moho previstos para tu zona. Un adulto puede ayudarte a hacerlo.

Quédate en lugares interiores los días en que tus desencadenantes sean más intensos.
Cúbrete la boca y la nariz con una bufanda cuando salgas al exterior los días muy fríos.
Cierra bien las ventanas por la noche. Si hace calor, utiliza aire acondicionado, que limpia, refresca y seca el aire.
Mantente en un interior a primeras horas de la mañana (antes de las 10), cuando las concentraciones de polen en el aire son más altas.
Mantente alejado del césped recién cortado y de las pilas de hojas.
Ten siempre a mano tu medicamento de alivio inmediato (también conocido como "medicamento de rescate o de efecto rápido), ¡independientemente de que el tiempo te moleste o no!

- Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

20

diciembre

Elementos que debes llevar cuando viajas y sufres de asma

Otros elementos importantes que debes llevar contigo si sales de viaje y sufres de ASMA.

Si utilizas un medidor de flujo máximo para comprobar cómo te encuentras, asegúrate también de incluirlo en tu equipaje. También es una buena idea llevar contigo una copia de tu plan de acción contra el asma. Este plan te indicará qué debes hacer cuando tengas problemas respiratorios y contiene el número de teléfono de tu médico, por si necesitaras ponerte en contacto con él.
Tú residencia fuera de casa

Si te vas a hospedar en un hotel, es posible que notes que hay algo en la habitación que te desencadena el asma. Aunque no siempre se puede controlar el lugar dónde se encuentra tu habitación, es mejor que te hospedes en una habitación soleada y seca que se encuentre lejos de la piscina del hotel. Si los animales te desencadenan el asma, pide una habitación donde nunca haya entrado una mascota. Asimismo, pide una habitación donde no se pueda fumar. También te puede ayudar el hecho de llevar tu propia manta o cobertor y tu propia almohada.

Si vas a estar en casa de unos amigos o parientes, asegúrate de que saben cuáles son los desencadenantes de tu asma antes de tu llegada. Por ejemplo, tu abuela puede reducir los ácaros y el moho quitando el polvo y pasando la aspiradora con cuidado, sobre todo en la habitación donde vayas a dormir.
Informa a tus anfitriones sobre cualquier otro de tus desencadenantes, como las velas aromáticas o perfumadas o el fuego de una chimenea o de una estufa o cocina de leña. En lo que se refiere al tabaco, nadie debería fumar a tu alrededor.

Debería salir al exterior para hacerlo - Divertirte al aire libre.

Si vas a pasar mucho tiempo al aire libre, deberás tener presente cuáles son tus desencadenantes. Por ejemplo, no deberías andar mucho ni hacer excursiones cuando la polución ambiental o los registros de polen sean elevados o cuando haga mucho frío. Si vas de acampada, te deberías sentar lejos de la hoguera. Siempre que estés al aire libre, en contacto con la naturaleza, lleva encima tu medicamento de rescate.

Cuando viajes sin tus padres
Si vas a pasar la noche en algún sitio, como un campamento, sin que tus padres te acompañen, tendrás un poco más de responsabilidad en relación a tu asma. El mejor enfoque consiste en que tus padres informen a los adultos con quienes estarás (como tus parientes o los monitores del campamento) sobre tu asma. Les pueden explicar qué medicamentos tomas y cuándo necesitas tomarlos. Puedes pedir a los adultos que te acompañen que te recuerden cuándo te debes medicar o que te guarden los medicamentos en un lugar seguro.

Tus padres también deberían informar a los adultos que te acompañen sobre los desencadenantes de tu asma, darles un listado de instrucciones y proporcionarles teléfonos de emergencia. Toda esta información figura en tu plan de acción contra el asma. Por lo tanto, si dispones de uno, tu padre o tu madre les podrán entregar una copia.

Si crees que te costará mucho controlar tu asma en un campamento, todavía podría haber una solución. En muchas partes de EE.UU., la Asociación Americana del Pulmón (ALA, por sus siglas en inglés) organiza campamentos especiales para niños asmáticos, que cuentan con enfermeros y médicos entre su personal. De este modo, cuando un niño tenga una crisis asmática, recibirá las atenciones que necesita ¡y podrá seguir disfrutando de todas las formas de diversión propias de un campamento de verano!

- Por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

20

diciembre

¿Qué es un plan de acción contra el asma?

¿Qué es un plan de acción contra el asma?

Disponer de un plan facilita mucho casi todo, incluso el asma. Un plan de acción contra el asma es un conjunto de instrucciones que tu médico escribirá para ti y para tu familia. El plan te indicará cómo prevenir las crisis asmáticas (o ataques de asma) y cómo afrontar estas crisis cuando ocurran. Tu médico te entregará tu plan, o bien tú le puedes imprimir un plan de muestra y pedirle que lo complete contigo.

Tu plan de acción contra el asma te ayudará a mantener tu asma bajo control. Y, cuando tengas tu asma controlada, tus problemas respiratorios no te impedirán hacer deporte, divertirte ni hacer lo que desees hacer. El hecho de seguir tu plan de acción contra el asma también supondrá menos visitas al médico y al servicio de urgencias.

¿Qué contiene el plan?
Una parte fundamental del plan te indicará qué debes hacer exactamente cuando tengas una crisis asmática. Te dirá qué medicamento debes tomar y en qué cantidad. También te indicará cuándo alguien necesita llamar a tu médico o llevarte a un servicio de urgencias.

Es posible que necesites que tu madre, tu padre u otro adulto te ayude a poner en práctica tu plan de acción contra el asma. Habla con tus padres sobre qué partes del plan vas a aplicar tú solo y en qué otras partes necesitas ayuda.

Los desencadenantes y algo más

Un plan típico de acción contra el asma también cubrirá:
Cómo evitar las cosas que te provocan las crisis asmáticas (que reciben el nombre de "desencadenantes")
Cómo detectar las crisis asmáticas pronto y cómo tratarlas
Puesto que cada asma es diferente, los planes de acción contra el asma de distintos niños difieren entre sí. Tu plan también puede incluir lo siguiente:
Pasos que debes seguir antes de hacer ejercicio.
- Cómo utilizar tu medidor de flujo máximo si tu médico quiere que
utilices uno
- Los nombres de tus medicamentos y cómo y cuándo los debes
utilizar
El número de teléfono de tu médico y otros teléfonos importantes.

Entiende tu plan
Habla con tu médico sobre tu plan y hazle preguntas si hay algo que no acabas de entender. Algunas de las instrucciones del plan se deberán aplicar cada día, no solo cuando estés teniendo problemas respiratorios. Por ejemplo, deberás mantenerte alejado de todas las cosas que empeoran tu asma y tomar tu medicamento de control a largo plazo (también conocido como "medicamento de mantenimiento" o "medicamento de tipo preventivo") con regularidad, si te lo ha recetado tu médico.

Tu madre o tu padre pueden entregar una copia de tu plan de acción a tu profesor, en la enfermería de tu escuela y a cualquier persona que cuide de ti. Tú también deberías llevar encima una copia de tu plan. Si sigues este plan, ¡te será más fácil mantenerte activo!

Deportes, escuela y más
¿Una semana en la playa con la familia de tu mejor amigo? ¿Pasar las vacaciones en Miami con tu familia? ¿O ir de campamento con tus amigos?

Si tienes asma, deberás incluir en tu equipaje no solo ropa para las aventuras que se te avecinan. Querrás estar seguro de que llevas todos tus medicamentos para el asma y de que sabes qué deberías hacer si tuvieras cualquier problema respiratorio cuando estés lejos de casa.
Pero el asma no debe interferir en la diversión del viaje. Averigüemos cómo podemos estar preparados antes de tomar las maletas.

Tus medicamentos en el equipaje

Es muy importante que lleves contigo tus medicamentos. Deberás empacar tanto tus medicamentos de rescate (también llamados "medicamentos de alivio rápido" o "medicamentos de efecto rápido"), como tus medicamentos de control a largo plazo (también llamados "medicamentos de mantenimiento" o "medicamentos de tipo preventivo").

Ten tus medicamentos a mano en todo momento. Por lo tanto, cuando viajes en coche, guárdalos en un lugar de fácil acceso, en vez de dentro del maletero. Si viajas en avión o en tren, llévalos en tu equipaje de mano. En caso contrario, si se perdiera tu equipaje, te quedarías sin medicamentos. Incluso aunque no se te perdiera el equipaje, el hecho de no llevarlo encima mientras viajas en tren o en avión supondría que no los podrías utilizar cuando los necesitas.

Cuando hagas las maletas, incluye en tu equipaje más cantidad de medicamentos que la que necesitarás. No es malo llevar de más. Tu madre o tu padre te ayudarán a decidir qué cantidad es suficiente.

- Por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

20

diciembre

¿Qué es un medidor de flujo espiratorio máximo?

¿Qué es un medidor de flujo espiratorio máximo?

Es fácil saber que un niño padece asma cuando está teniendo una crisis asmática. Tendrá dificultades para respirar y es posible que tenga resuello (hacer ruido al respirar) y tos. No obstante, habrá otros momentos en que el niño parecerá respirar con normalidad.
Pero el asma es una enfermedad delicada. A veces, se puede estar avecinando una crisis asmática sin que el niño lo sepa. Por eso el medidor de flujo espiratorio máximo es un instrumento muy útil.

Un medidor de flujo espiratorio máximo es un aparato que mide lo bien que están funcionando los pulmones de una persona. La persona sopla dentro del aparato y este mide qué cantidad de aire han espirado sus pulmones. Si una persona con asma no puede soplar tanto aire como de costumbre, puede significar que se le está avecinando una crisis asmática.

Los medidores de flujo espiratorio máximo son fáciles de usar. Ponlo a cero. Luego ponte de pie, aspira profundamente y después sopla lo más de prisa posible y con todas tus fuerzas. Vendría a ser como inflar un globo.

El medidor tiene una serie de cifras inscritas, como si fuera una regla. Cuando soples dentro del aparato, un pequeño indicador se deslizará hacia arriba para mostrar cuánto aire has aspirado. Un adulto puede ayudarte anotando la cifra que señala el indicador. Ese será tu "flujo máximo". Para obtener una medición correcta, tendrás que repetir el proceso tres veces seguidas.

En función de cuál sea la lectura del medidor, sabrás si estás respirando con normalidad, si vas a tener una crisis asmática o si necesitas pedir ayuda inmediatamente. Las cifras del medidor se dividen en tres zonas marcadas por diferentes colores.

Hay una zona verde, otra amarilla y otra roja, igual que en los semáforos.

Los colores son una forma de indicar cómo estás respirando. Por ejemplo, una lectura que caiga en la zona verde significa que estás respirando bien. Las lecturas que caigan en las zona amarilla y roja indican que hay que actuar, de modo que pregúntale a tu médico cómo deberías actuar cuando las lecturas caigan en esas zonas.

No todos los niños con asma necesitan utilizar un medidor de flujo espiratorio máximo diariamente. Tú médico te indicará con qué frecuencia lo tienes que utilizar. Pero, si tomas algún medicamento para el asma diariamente, es posible que necesites utilizar el medidor una o dos veces al día. Las lecturas del medidor también ayudarán a tu médico a saber si tu medicación está funcionando como debería.

Es importante que utilices el medidor de flujo espiratorio máximo con la frecuencia con que te indique tu médico y que habléis sobre los valores que vayas registrando en las visitas médicas. Llevando un registro de esos valores y compartiéndolo con tu médico, le ayudarás a proporcionarte el mejor tratamiento. Recuerda que tu médico y tú estáis en el mismo equipo –¡un equipo que tiene como objetivo que respires con mayor facilidad!

- Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD Fecha de la revisión: agosto de 2011 Revisado inicialmente por: Nicole Green, MD

20

diciembre

¿Quién puede utilizar un inhalador durante una crisis de ASMA?

¿Quién puede utilizar un inhalador durante una crisis de ASMA?

Los inhaladores funcionan haciendo que el medicamento llegue directamente a los pulmones, donde puede ayudar a detener los problemas respiratorios relacionados con el asma. Son pequeños y fáciles de guardar en un bolsillo o una mochila. Las investigaciones muestran que hasta los niños más pequeños pueden utilizar inhaladores, sobre todo cuando están provistos de una cámara de inhalación.

Hay dos tipos de inhaladores:
Los inhaladores de dosis fija son los más habituales. Nebulizan una dosis del medicamento en estado líquido, que el paciente inspira. Te pueden recordar a la forma en que funcionan los sprays para el cabello.

Los inhaladores de polvo seco expulsan el medicamento en forma de polvo. Inhalas e introduces el medicamento en tus pulmones. Son un poco más fáciles de utilizar que los de dosis fija, aunque se debe inspirar (tomar aire) con más fuerza para inhalar el medicamento.

Cualquier niño, incluso un bebé, puede utilizar un inhalador de dosis fija con cámara inhalatoria junto con una mascarilla. A partir de los 5 o 6 años de edad, puede aprender a utilizar este tipo de inhaladores sin necesidad de la mascarilla. Con la edad, la mayoría de los niños son capaces de utilizar inhaladores de polvo seco. Tu médico te ayudará a decidir qué tipo de inhalador deberías utilizar. Tal vez necesites probar de varios tipos hasta que encuentres el más adecuado para ti.

Si el médico te ha dado un inhalador, es importante que aprendas a utilizarlo correctamente. Es posible que necesites practicar en casa. A veces, cuando vayas al médico, él o la enfermera te pedirá que utilices el inhalador para saber si lo estás haciendo correctamente. Si no lo estás haciendo bien, no te preocupes — ¡con la práctica, se llega a la perfección!

- Por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

20

diciembre

¡Cuando la sinusitis ataca!

¡Cuando la sinusitis ataca!

¡Oh no! Estás estornudando, tosiendo y tienes la nariz roja. Piensas que es otro resfriado, pero este dura demasiado. ¿Es realmente un resfriado? Quizás no. Puede que tengas un problema con tus senos paranasales.

¿Qué son los senos paranasales?

Los senos paranasales son cavidades de aire que se encuentran en los huesos de la cabeza y del rostro. Los senos paranasales comienzan a desarrollarse antes de que nazcas y algunos de ellos continúan desarrollándose hasta que cumples los 20 años aproximadamente.

Hay cuatro pares de senos paranasales, ocho en total. Están localizados a ambos lados de tu nariz y tus pómulos, detrás y entre los ojos, en la frente y detrás de la cavidad nasal.

Al igual que en el interior de tu nariz, los senos nasales están recubiertos de un tejido delgado y húmedo denominado la membrana mucosa. Las membranas mucosas te ayudan a hidratar el aire a medida que respiras. La membrana mucosa también producen mucosidades, la sustancias pegajosas en tu nariz que llamas moco. Las mucosidades atrapan el polvo y los gérmenes que están en el aire que respiramos. En la superficie de las células de las membranas mucosas se encuentran unos vellos microscópicos llamados cilia.

Las cilias se mueven como olas que van y vienen para eliminar las mucosidades de los de los senos nasales a través de un pequeño orificio en la nariz y luego mueven a estas mucosidades al final de la nariz para que las traguemos. Asqueroso, ¿verdad? Cuando tienes un resfriado o alergias, la membrana se irrita y se inflama produciendo todavía más mucosidades.

¿Cuál es la función de los senos paranasales?
Nadie está completamente seguro de la razón por la que tenemos senos paranasales, pero algunos investigadores piensan que hacen que la cabeza no pese demasiado. Los senos nasales son cavidades de aire y el aire no pesa mucho. Si estas cavidades estuvieran cubiertas de hueso sólido, tu cabeza pesaría más.
Los senos paranasales también le dan profundidad al tono de tu voz. ¿Alguna vez te has dado cuenta cuan cómica se oye tu voz cuando tu nariz y senos paranasales están congestionados cuando tienes un resfriado?

Cuando hay problemas con los senos paranasales.

¿Qué ocurre cuando un resfriado no mejora? El virus de un resfriado puede:
Dañar las delicadas cilias evitando que se puedan eliminar las mucosidades.

Causar que el tejido que recubre el interior de la nariz se inflame, lo cual reduce el tamaño del pequeño orificio que va desde la nariz a los senos paranasales.

Conlleva a la producción de más mucosidades, los cuales generalmente son más gruesas y pegajosas, haciendo que sea más difícil que puedan salir de los senos paranasales.

Cuando los pequeños orificios que drenan los senos paranasales se bloquean, las mucosidades quedan atrapadas en los senos nasales. Igual que ocurre cuando hay agua almacenada en un estanco, este tipo de ambiente es el ideal para que crezcan bacteria, virus y hongos.

Si un resfriado tarda más de 10 o 14 días (incluyendo la presencia de fiebre) puede que tengas sinusitis, lo que significa una infección de los senos paranasales. La sinusitis es una infección bastante común, de hecho cerca de 37 millones de personas en los Estados Unidos tienen sinusitis cada año.

La sinusitis aguda puede ser diagnosticada cuando un resfriado tarda más de 10 o 14 días. La sinusitis crónica significa que una persona ha tenido síntomas durante más de 3 meses. Los síntomas pueden ser similares a los de la sinusitis aguda pero son típicamente menos severos y no están acompañados por fiebre.
En cualquier caso, los síntomas puede que incluyan:

- Fiebre
- Secreciones amarillas o verdes que salen de la nariz, aunque
ello no significa siempre que tienes una sinusitis
- Tos durante el día (la tos pude empeorar en la mañana)
- Ojos hinchados especialmente en el mañana
- Mal aliento.

Con menos frecuencia, los niños(as) pueden tener dolor de cabeza o detrás de los ojos, en la frente y en los pómulos.

- Revisado por: Steven Dowshen, MD

03

diciembre

Medicamentos y control para el ASMA.

Medicamentos y control para el ASMA.

Obtención de un estudio de la respiración, espirometría.

La espirometría mide el nivel de funcionamiento de los pulmones para ayudar a los médicos a diagnosticar asma y otros problemas respiratorios. Este estudio es tan fácil como soplar las velas del pastel de cumpleaños.

¿Cómo funcionan los medicamentos para el Asma?
La gente con asma padece lo que se llama "un problema de tipo crónico", es decir, un problema que durará para siempre, incluso aunque la persona se encuentre bien. Todos los días de la vida de estas personas, cosas como el ejercicio físico, las mascotas, o el humo del tabaco les pueden provocar crisis asmáticas (o ataques de asma).

Durante una crisis asmática, las vías respiratorias (unos tubos que llevan aire a los pulmones y que sacan aire desde los pulmones) se hinchan (o se inflaman). Estas vías respiratorias, que se estrechan debido a la inflamación, también pueden quedar obstruidas por mucosidades. Y los músculos que hay a su alrededor se pueden tensar o contraer. Todo esto dificulta la respiración.

Pero los medicamentos pueden ayudar. Existen dos tipos distintos de medicamentos para tratar el asma.

1. Medicamentos de alivio rápido

Los medicamentos de alivio rápido (también llamados "medicamentos de rescate" o "medicamentos de efecto rápido") permiten relajar la musculatura que rodea las vías respiratorias. Esto dilata o abre las vías respiratorias y facilita la respiración. Los medicamentos de alivio rápido se suelen inhalar (inspirar) y hacen efecto directamente en los pulmones. De esta manera se dejan de emitir sonidos agudos, se elimina la tos y la falta de aire. En otras palabras, ¡dan un alivio inmediato a aquellas personas que están teniendo problemas para respirar!

2. Medicamentos de control a largo plazo
Los medicamentos de control a largo plazo (también llamados "medicamentos preventivos" o "medicamentos de mantenimiento" funcionan durante un periodo más largo de tiempo impidiendo que las vías respiratorias se inflamen. Se pueden inhalar o bien tomarse en forma de comprimido o de jarabe.

Los medicamentos de alivio rápido son importantes durante las crisis asmáticas porque ayudan a la gente a respirar con mayor facilidad de forma casi instantánea. Esto significa que cualquier persona con asma a quien le hayan recetado un medicamento de alivio rápido debe llevarlo siempre encima, tanto en la escuela, como en la pista de baloncesto, cuando vaya de compras o cuando esté de vacaciones.

Pero los medicamentos de alivio rápido no sirven para ayudar a prevenir las crisis asmáticas. Aquí es dónde entran los medicamentos de control a largo plazo. Podría parecer que este tipo de medicamentos no hace nada. De hecho, un niño con asma puede no sentir absolutamente nada cuando los toma. Pero estos medicamentos desempeñan calladamente la importante función de controlar el asma cada día.

La gente que padece formas leves de asma, solo utiliza medicamentos de alivio rápido ante las crisis asmáticas. Otras personas con formas de asma más graves deben tomar medicamentos de alivio rápido cuando tienen problemas para respirar y también necesitan tomar medicamentos de control a largo plazo cada día.

Si tienes asma, tu médico decidirá qué tipo de medicación necesitas y con qué frecuencia necesitas medicarte.

- Por. Elana Pearl Ben-Joseph, MD.

03

diciembre

Lidiando con los ácaros del polvo dentro de casa.

Lidiando con los ácaros del polvo dentro de casa.

Los ácaros del polvo son pequeños insectos que viven en el polvo. Puedes encontrar muchos de ellos en los lugares donde hay alimentos, en ciertos tipos de camas, cobertores y colchones, y en las alfombras. Las habitaciones suelen ser el lugar de las casas donde se encuentran el mayor número de ácaros del polvo.

Tú y tu familia no podrán eliminar todos los ácaros del polvo de tu casa, sin embargo existen algunas medidas que puedes tomar si estos agentes desencadenan tus ataques de asma:
• Pasa la aspiradora y limpia el polvo (especialmente en tu
habitación) como mínimo una vez por semana.
• Evita utilizar almohadas, colchas o edredones hechos de
plumas o materiales similares

Entre semanas, lava tus sábanas y mantas en agua caliente y luego sécalas a altas temperaturas en la secadora.
• Adquiere cobertores o forros especiales para tus colchones,
almohadas y muelles de colchones.
• Deshazte de las alfombras, especialmente las alfombras tipo
moqueta de pared a pared o cualquier tipo de alfombra en tu
habitación.
• Limpia y organiza tu habitación. Deshazte de chucherías,
portarretratos y animales de peluche que atraen el polvo. Si
no puedes deshacerte de ellos, guárdalos en otro lugar que
no sea tu habitación.

Secando el moho.
El moho es un tipo de organismo viviente parecido a las plantas. Crece con mucha facilidad en los lugares húmedos como en los baños y en los sótanos. El moho se reproduce con facilidad enviando lo que se conoce como esporas al aire. Las esporas de moho pueden ser desencadenantes de asma.

La clave para eliminar el moho de tu hogar es mantener las cosas lo más secas posible. Para lograrlo, tus padres pueden tomar las siguientes medidas:
• Utilizar un deshumidificador (un aparato que logra secar el
aire) en el dormitorio o en otras áreas húmedas de la casa.
• Eliminar el papel tapiz de las paredes o las alfombras tipo
moqueta en los baños y en los cuartos del sótano.
• Utilizar el aire acondicionado.
• Eliminar las plantas del interior de la casa las cuales pueden
tener moho en la tierra de sus macetas.
• Limpiar el moho visible con una solución a base de cloro.
• Cambiar o lavar las cortinas de la ducha del baño.

Lidiando con las cucarachas y otros alérgenos provenientes de animales.

Los animales pueden ser importantes agentes potenciadores de asma. Las células muertas que provienen de las capas externas de la piel de algunos animales (una especie de copos de piel parecidos a la caspa), la saliva, la orina, y las plumas son todos alérgenos u organismos que pueden afectar a las personas con alergias.

Los animales no son la única fuente de alérgenos animales en tu casa - los insectos como las cucarachas pueden ser grandes desencadenantes de asma difíciles de evitar en muchos apartamentos.

Desafortunadamente, si tu(s) mascota(s) es(son) un desencadenante de asma para ti, necesitas encontrar otro hogar para tu(s) animalito(s). Si no quieres hacerlo, podrás tomar otras medidas, pero no serán tan efectivas.
• Mantén a tu(s) mascota(s) fuera de tu casa, por ejemplo, en
el jardín. Como mínimo, debes mantenerlos fuera de tu
habitación.
• Haz que otra persona que no sufra de asma lave y cepille a
tu(s) mascota(s) cada semana.
• No juegues o toques a tu(s) mascota(s) y mantente alejado
del lugar donde deposita sus necesidades.
• Pide a las personas que viven contigo que por favor se laven
las manos después de tocar a tu(s) mascota(s).
• Si tienes un animal que vive en una jaula, mantenla en un
cuarto donde tu no permanezcas mucho tiempo. Otra
persona que no seas tu debe limpiar la jaula diariamente.

Si en tu casa hay insectos como las cucarachas:
• No conserves cajas, bolsas de papel o periódicos.
• No dejes recipientes de comida al descubierto o platos sucios
en la cocina. Mantén las superficies de la cocina libres de
migas, restos de comida o bebida.
• Mantén los contenedores de basura cerrados y lava los
contenedores reciclables antes de depositarlos en su lugar
correspondiente.

Tú quieres estar lo más cómodo posible dentro de tu casa - el lugar donde permaneces la mayor parte del tiempo - por ello, intenta eliminar la mayor parte de desencadenantes de asma posible. El día en que tu casa no te ocasione ataques de asma, ¡podrás llamarla hogar, dulce hogar!

- Por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

03

diciembre

Tú vivienda: ¿Cómo construirla a prueba de Asma?

Tyler acaba de darse cuenta que tiene asma. Su mamá y su papá le han dicho que van a tener que hacer algunos cambios en la casa, ¿pero qué tiene que ver la casa con el asma?

¿Cuáles son los agentes que provocan el asma?

Las personas con asma tienen los que se denomina un problema crónico o continuo con sus vías respiratorias (los conductos para respirar localizados en los pulmones, los cuales pueden inflamarse y llenarse de mucosidades). Este problema se agrava en presencia de los agentes que provocan el asma o desencadenantes.

Los agentes que pueden provocar el asma son elementos como:
• El polen (una sustancia con una textura como el polvo que se
desarrolla en los estambres de las flores)
• Ácaros del polvo (pequeños insectos que viven en el polvo)
• Moho (un pequeño organismo viviente que nace y se
desarrolla en los lugares húmedos)
• Elementos presentes en el aire (como el humo)

Los agentes que pueden provocar el asma no le hacen daño a la mayoría de las personas, pero pueden hacer que las personas con asma tosan y tengan dificultad al respirar. Los agentes que pueden potenciar el asma no causan por sí solos los ataques de asma (nadie sabe exactamente lo que ocasiona el asma) pero pueden ser desencadenantes de ataques de asma. Tu doctor puede ayudarle a reconocer cuáles son los agentes que provocan asma en ti.

Como probablemente ya te hayas dado cuenta, la idea es controlar los agentes que pueden provocar el asma dentro de tu casa. Esto es especialmente importante en los cuartos donde permaneces durante mucho tiempo, como tu habitación.

El aire dentro de la casa
Mantener el aire dentro de la casa libre de impurezas es importante ya que puede contener irritantes como los siguientes:
• Humo de tabaco o humo procedente de leña
• Perfumes
• Productos en aerosol o atomizador (algunos tipos de laca o
fijador para el cabello así como algunos limpiadores vienen
en frascos de lata tipo aerosol)
• Limpiadores
• Los olores que emanan las pinturas y algunos gases

La contaminación del aire y el polen son desencadenantes que pueden entrar en tu casa desde el exterior si dejas las ventanas y las puertas abiertas durante los meses de calor.

¿Cómo puedes asegurarte que el aire dentro de tu casa está libre de impurezas?
• No permitas que ninguna persona fume dentro de tu casa
• Evita quemar leña si tu tienes chimenea u horno de leña en
tu casa
• Utiliza el aire acondicionado ya que este filtra el aire
• Mantén las ventanas cerradas cuando haya exceso de polen
o de contaminación en el exterior (un adulto puede ayudarte
a reconocer estas características).

- Por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD